Despedida, porque tú lo vales

Cómo sobrevivir a un despido en tiempos que pintan muy negro.

Aguiño agosto 6, 2010

Filed under: Desempleo,Galicia — celiaiglesiasv @ 2:01 pm

La exitosa Cuéntame, su  ritmo vital  cadencioso, la de aquella España, que  sin embargo  provoca somnolencia a la gran mayoría de nuestros niños y jóvenes Wi,  aún  éxiste. Sus exteriores, sus escenarios idóneos, los encontró en algunos rincones de Alcalá de Henares, pero la ciudad de Cervantes  poco o  nada tiene de aquella España, salvo los tórridos veranos.

En un pequeño punto de la geografía española, en un esquinita, en otros tiempos glorioso puerto de pescadores, el tiempo transcurre ignorando los efectos nocivos del estres dominante en el resto de la piel de toro. ¡Uy, perdón! que desde Cataluña llegan nuevos aires y lo siguiente será multarnos por nombrar a su nuevo animal sagrado, y sobre el que sólo ellos pueden decidir qué tipo  de tortura es la más idónea. De momento, pasearlos con fuego en los cuernos es lo menos vándalo que se les ha ocurrido para proteger sus derechos y erigirse en defensores del toro machacado por los patriotas españoles.

El pequeño punto de la geografía española se llama Aguiño, cerca del imponente Parque Natural de Corrubedo,y  donde exaltan todo: o polbo, a navalla, as xoubas, todo aquello que combine con una cunca de viño. Un rincón cuya vida transcurre igual, ya sea verano y época de veraneantes, o el largo invierno.

Un lugar que, al menos a mí, me reconforta y da la serenidad necesaria para volver a recuperar la fe en la dignidad de las personas, en la decencia y en la amistad, en el amor al trabajo y al terruño.  Del indecente, del jeta, del desleal, ya he tenido dosis suficiente este año.

 

Despido I. El día de los casi 5 millones de parados… mayo 1, 2010


Formo parte de uno de los grupos más numerosos de este país: gallegos hay algo más de 2.700.000; gallegos seguidores de“larpeiros” -programa friqui donde cocinan de miedo- ni idea, aunque las audiencias lo confirman como uno de los espacios líderes de la TVGA; gallegos fuera de Galicia y que no se hayan sentido concernidos por Rosa Díez, muy pocos-; y parados, tras el desliz de la traicionera informática o del traicionero informático, más de 4.600.000 personas. De ellos, 2 millones son mujeres.

Manuel Rivas, merecedor ya del Premio Cervantes, galardón que parece negarse a escritores “jóvenes”, de éxito de ventas y de sobrado talento literario como el propio Rivas o Pérez Reverte, es sin lugar a dudas uno de los novelistas que mejor conoce la esencia del gallego; no del gallego del desliz de Rosa Díez, sino del otro gallego: “En Suiza existe una clínica ultramoderna que te opera de gallego por 10.000 euros”, publicó el humorista Chichi Campos.

Saudade y morriña son términos de los que nos hemos apropiado indebidamente.  No se trata de un estado de ánimo sin más, no consiste en sentirse triste porque sí, tras ellos se  esconde toda una historia de desarraigo. No es un término vanal, simplón. La melancolía del gallego no es mala, no es sinónimo de tristeza. ¿Es mala acaso la melancolía que impregna cada una de las líneas de El Camino de Delibes?

Me disperso y es que me pongo a hablar de Galicia y no paro… Me encanta la Galicia de Rivas en “Un espía en el reino de Galicia”. Pero volviendo al meollo de la cuestión: nos acercamos a los 5 millones de parados. ¿Y qué significa estar parada o parado?

En mi caso, un sinfín de palabras y emociones: jodida, desorientada, ninguneada, traicionada… mientras todos los días hablan de ti. De un número, de ese número que El Mundo ha sabido traducir en lascaras del paro, de ese número que aumenta por instantes, de ese número titular de noticias que te recuerda a diario tu nueva condición, que te perfora el cerebro como si de una “gota china” se tratase.

El que mejor supo procesar mi nueva situación fue, sin duda, mi hijo, un niño de 8 años que me formuló las preguntas claves:

Primera pregunta. ¿Mamá, ahora ya no vamos a tener dinero?
Veía peligrar su cuento del roedor Gerónimo Stilton que nos tiene a todos los padres globalizados sableados -qué grandes genios y máquinas de hacer dinero los inventores de un ratón con nombre de queso inglés; de pokemons que evolucionan de pikachu a raichu; de criaturas Bakugan que habitan en un mundo paralelo al nuestro y que le hace sombra a las cartas de yu gi ho con poderes sobrenaturales, que sólo los japoneses y los niños españoles “manganizados” entienden-.

Segunda pregunta, la del millón: ¿mamá, qué has hecho mal para que te despidan?
Respuesta: Jander,…..esquivo la respuesta. Ni yo misma lo sé -miento, lo correcto sería decir que no sé qué contarle-.  Aunque siendo como es, no sería de extrañar que él mismo se lo pregunte algún día…

Tercera y cuarta pregunta: ¿mamá, por qué a tus amigas no les han despedido? ¿Y seguirán siendo tus amigas o ya no vas a hablar más con Susi, Cuqui, Olga…?

¡Cien gallifantes…!

Carlos do Carmo interpretando el fado Os putos -niños en portugués-.  A Joana, mi profesora virtual del Camões, le encanta y a mí también. La letra y la música transmite como nadie el valor y la genialidad de la infancia.